Literatura Fantástica, Ciencia Ficción, Terror, Misterio Foros Literarios, Creatividad Literaria, Taller Literario Asimov, Clarke, Dick, Heinlein, Terry Pratchett, George Martin, Tolkien, Stephen King, Harry Potter, Lovecraft, Dragonlance, Reinos Olvidados
[Mapa Web]
Tus Foros Favoritos, Literarios, Ocio...
Foros:  ·Literatura General  ·Creatividad Literaria  ·Grupos de Autor  ·Grupos Temáticos  ·Temas de Interés  ·Ocio  ·Planeta Ludus  ·La Arena  ·General
Espacios - Web:  ·Tierra de Leyendas  ·Asimov  ·Kedadas  ·Julio Verne







 Un Viaje de la Imaginación

 "Biografía" por AAG98


Desde la perspectiva que proporcionan los cien años transcurridos desde su muerte, puede contemplarse tanto en su vida como en su obra que, independientemente de que pueda ser considerado como el padre de la ciencia ficción, la influencia de Julio Verne va más allá de la literatura juvenil en la que pretenden encasillarle. Como creador de un estilo, conocido como novela de ciencia, o como autor prolífico cuya imaginación dió lugar al extenso catálogo de los Viajes Extraordinarios, quizás no se le ha procurado el merecido hueco en los textos sobre historia de la literatura, pero se ha ganado un homenaje que irá creciendo con el paso del tiempo.


SUS INICIOS [1828-1861]

Infancia del primogénito Verne

El 8 de Febrero de 1828, en una isla del río Loira llamada Feydeau, nace Julio Verne, el primer hijo del matrimonio formado por Pierre Verne y Sophie Allote de la Fuye. Desde el mismo día de su bautizo su padre ya le había trazado un destino que le colocaba como abogado de su propio bufete. Sin embargo, compartiendo afición con su hermano Paul, el mismo Julio se encargaría de trazarse un futuro diferente al amparo de una imaginación cuyos orígenes se fueron forjando en las aventuras que durante su infancia fue descubriendo.

Tanto por la documentación conservada en su propio hogar, perteneciente a sus antepasados armadores, como por las historias sobre América con que obsequiaba a ambos niños su tío Francisque de Chateaubourg, junto con la curiosa vida del marido de la señora Sambain a cuya casa acudían como devotos espectadores, se iba despertando en su cabeza un interés por lo desconocido y lo lejano.

El resto de la familia, formado por las tres hermanas (Anne, Matilde y Marie), no tendrían tanta influencia en el autor como su prima Caroline (compañera de juegos de la descendencia Verne junto a su hermana Marie), que desde joven marcó significativamente su vida, al tratarse de su primer amor y que, como veremos, acabaría convirtiéndose en su gran desilusión.

Como punto final a esta infancia, destaca el episodio que marcaría definitivamente su vida, ocurrido en el verano de 1839. A la edad de 11 años, el joven Verne decide escaparse de casa y buscar las aventuras que había escuchado, rumbo a la India a bordo del velero Coralie. En el último instante, su padre se encargará de frustrar la pequeña odisea que Verne pretendía comenzar, acompañando la desilusión de su hijo con el correspondiente castigo e inolvidable humillación.

Juventud

La primera consecuencia de este intento por llegar a lugares imaginarios es el juramento que debe hacer a sus padres de no viajar más que en sueños, con su imaginación. El motivo que movió a Verne a esta aventura inconclusa parece residir en su propia conciencia de que, a diferencia de su hermano Paul, quien deseaba ser marino, se encontraba con que no era libre para dirigir sus pasos por otro camino que no fuera el que le había designado su distante padre.

Por otro lado, su interés y vocación literarios comienzan a tomar cuerpo a través de la tertulia que se celebraba en una librería de Nantes. Fruto de esta afición surge su primera obra y el segundo hecho significativo de su vida. Con diecisiete años escribe una tragedia en verso para ser representada en el teatro de marionetas. No tanto por su contenido ni porque fuera rechazada sino por la indiferencia que produjo en su prima Caroline, de quien estaba enamorado, esta primera incursión literaria le acabará suponiendo un trauma. Se derrumba la imagen romántica que tiene de su prima. Todo ello, junto con el anuncio de la boda de su amada, perfilan el carácter misógino del autor, que se ve reflejado no sólo en su vida sino también en los personajes de sus obras.

Además, como consecuencia de este suceso modela su personalidad, forjándose una voluntad férrea en la que se basará su futura producción. El afán literario y las afrentas sufridas, incluso el enrolamiento de su hermano Paul como marino, conduce a Verne a la independencia de la familia y su traslado a París, donde llevará a cabo sus estudios y dará sus primeros pasos hasta convertirse en el personaje que pasaría a la historia.

Formación y primeros pasos

La vida parisina de Verne durante esta época de su vida se caracteriza, además de los estudios de Derecho que sigue por designación paterna, por la pobre situación económica y por las relaciones que va estableciendo con la “rama literaria” de la sociedad. A esto se unirán también los avatares históricos de esa época, incluyendo la Revolución Francesa, aunque Verne no se definiría políticamente.

Es en este momento de su vida, y alentado por el mismísimo Alejandro Dumas padre, cuando forja su idea del tipo de literatura que quiere desarrollar. Para ello precisará de dos elementos: por un lado, la preparación personal tanto en la vida como sobre la ciencia; por otro, la independencia económica.

La primera cuestión se va fraguando entre su continuo estudio de materias científicas, que no abandona en ningún momento de su vida, junto con la perspectiva de la experiencia que va adquiriendo tanto entre los ambientes del teatro y la literatura, como en el mundo de los negocios.

La segunda cuestión, caracterizada por las penurias sufridas, le llevarán a buscarse el sustento, no sólo gracias a la asignación familiar, sino también escribiendo artículos y pequeñas obras de teatro. Sin embargo, este aspecto quedará resuelto posteriormente al asociarse con una agencia bursátil y, al poco tiempo, el 10 de enero de 1857, contraer matrimonio con Honorine Deviane.


EL CONTRATO CON HETZEL [1862-1882]

Cambio de profesión

Dos hechos marcan un punto de inflexión en la biografía del escritor francés. Por un lado, coincide con un personaje que tendrá influencia tanto en su vida como en su obra, el polifacético Felix Tournachon, más conocido por su pseudónimo Nadar. Por otro lado, escribe su novela Cinco Semanas en Globo, que le abre las puertas del editor Jules Hetzel, también interesado en la “escuela literaria” que tiene en mente Verne. Gracias a este interés, con el contrato para su publicación extendido al compromiso de producir tres volúmenes anuales durante veinte años, Verne se convierte en escritor profesional, abandonando sus negocios bursátiles.

A partir de este momento, la fecundidad a la que le obligaba el contrato en cuestión va dando a lugar, entre otras, a la conocida “colección” de Viajes Extraordinarios que, aunque con un enfoque orientado por su editor, permite llevar a cabo el proyecto de novela científica que había estado planeando.

Éxitos y popularidad

El extraordinario ambiente tanto literario como científico que se vivía en aquella época se condensará en forma de éxito en las ventas de la primera novela de Julio Verne, Cinco Semanas en Globo. Las características de su forma de narrar las aventuras le acompañarán en el resto de sus obras, facilitando el acceso a un gran número de lectores, lo que determinará su popularidad en vida y con posterioridad.

A partir de esta primera publicación, la pluma de Verne comienza a demostrar lo que encierra el genio. Continúa con las Aventuras del Capitán Hatteras, en realidad dos novelas, y la considerada por algunos su prolongación, El Viaje al Centro de la Tierra. Con estas obras se pone de manifiesto que, a pesar de la ficción científica, el lector puede sentirse involucrado, al mismo tiempo que se da cuenta del dominio del hombre sobre la naturaleza. Quizás esta última sea el mejor ejemplo de la imaginación del autor, pero provocará un impacto diferente la siguiente, originalmente publicada por entregas, la primera parte del Viaje a la Luna, titulada De la Tierra a la Luna.

La documentación de estas novelas, incluso recurriendo a colaboradores científicos para la revisión de los cálculos, es reforzada por la dedicación al estudio para evitar el tormento que le supone el llanto de su primer hijo. En poco tiempo, dada la bonanza económica, se dedicará también a viajar. Este sobreesfuerzo, no sólo por la creación de novelas sino por el trabajo en otras obras como la Geografía Ilustrada de Francia, empieza a pasarle factura físicamente, sobre todo en forma de agotamiento, neuralgias y ataques de parálisis facial. Sin embargo, Julio Verne no soporta estar ocioso.

Verne y el mar

Tomando como referencia las descripciones sobre navegación en Los Hijos del Capitán Grant, es evidente que el interés de Julio Verne por el mar no se quedó en el intento de escapada que protagonizó en su infancia. En una barca de pesca adaptada para sus intereses, el Saint-Michel, Verne incorpora un gabinete de trabajo que le permite continuar su infatigable tarea, y en el que comienza a redactar la conocida Veinte mil leguas de viaje bajo el mar.

Algunas similitudes entre la independencia lograda por el autor y el protagonista de esta novela, no desvían el interés que supone la invención del Nautilus, que muestra claramente la capacidad de anticipación, sirviéndole también para diferenciarse de obras similares escritas más o menos simultáneas.

No obstante, tanto empeño y esfuerzo, junto con la contrastada celebridad ya conquistada, terminan por decidir a su editor a cambiar las condiciones del contrato original y rebajar a dos el número de volúmenes a entregar, al tiempo que incrementaba sustanciosamente sus emolumentos.

Y es en 1872, después de otras obras como La Ciudad Flotante o El País de las Pieles, cuando comienzan las entregas publicadas en “Le Temps” de su famosa Vuelta al Mundo en Ochenta Días. Además, esta obra le producirá ingresos adicionales debido a la representación escénica que de la misma se lleva a cabo, y cuyos derechos quedan al margen de la relación con su editor.


EL DECLIVE [1882-1905]

Cambio de humor

A partir de 1875, con una decena de obras publicadas con éxito notable, así como otras menores pero en la línea del proyecto verniano, empieza a producirse un cambio de humor que se puede adivinar en la figura del capitán Nemo, cierto pesimismo que trasluce en las páginas de Miguel Strogoff.

De la misma forma, otra obra como Las Indias Negras contiene, según pretenden demostrar algunos autores, ejemplos de las facetas más oscuras y traumas de la personalidad de Verne. Esta obra parece reflejar el conflicto con su padre, así como en Un Capitán de Quince Años la imagen que le hubiese gustado ver en su hijo, o en La Casa de Vapor, la de su propia familia, algunas de cuyas características están reflejadas en obras anteriores.

La “decadencia” también empieza a hacerse palpable, en contra del evidente optimismo científico que rebosan las novelas precedentes, a partir de Los Quinientos Millones de la Begum, en la que se plantean desastres científicos y sus consecuencias, tal vez motivados por la guerra franco-alemana. Este enfoque negativo seguirá desarrollándose en obras posteriores, entre otras en El Secreto de Maston.

Otros rasgos

Con el cambio producido en el estilo y el tono de las nuevas obras producidas por Verne, se muestran también otros rasgos de su genio. Por ejemplo, en La Jangada, obra que guarda ciertas similitudes con El Escarabajo de Oro de Edgar Allan Poe, se ponen de manifiesto su complejidad y originalidad, recreándose en los juegos criptográficos.

En diversas obras, como El Soberbio Orinoco o Mathias Sandorf, destaca la peculiar relación entre el autor y la religión y los temas sobrenaturales. A lo largo de las diferentes obras se atestigua la evolución de las creencias de Verne que, a pesar de la opinión del mismísimo Papa, no se asienta en el credo católico.

Por último, la amargura que aparece también en obras como Un Drama en Livonia tiene su origen en una sucesión de hechos que sucedieron entre 1886 y 1887. En primer lugar, la agresión a manos de su querido sobrino Gastón, cuyos desórdenes psicológicos acaban traduciéndose en la cojera que arrastrará Verne hasta el final de sus días. Sin embargo, apenas una semana después, la muerte de Jules Hetzel le afectará en mayor medida, ya que le consideraba como su padre espiritual, amigo y consejero; a este fallecimiento se sumará poco después el de su madre. Y, por último, verse como un inválido tras las última excursión a bordo del Saint-Michel, acaba venciendo la voluntad de Verne.

A partir de esta serie de desgracias, se transforma en un sencillo burgués, acomodado en su hogar, aunque aún le quedarán fuerzas para plasmar por escrito lo que su imaginación encierra.

Los últimos veinte años

Durante esta última etapa, y a pesar de la ausencia de Hetzel, no disminuye su producción literaria. Bien por el encierro al que le obliga su condición física o como evasión de los recientes y tristes acontecimientos, el trabajo sigue siendo su leit motiv.

Destaca una novela corta, escrita con su hijo Michel, en la que todavía se muestran sus dotes de anticipación: la Jornada de un Periodista Americano en 2889. En una obra como La Isla a Hélice todavía están presentes las características de la escuela creada por Verne, aunque en un tono más satírico.

Otras obras seguirán engrosando el catálogo verniano, incluso después de su fallecimiento, a medida que se van descubriendo los manuscritos acumulados en su escritorio. El 24 de marzo de 1905, debido a la diabetes, una de las enfermedades que le han ido acompañando durante su vida, la pluma de Verne se seca definitivamente. En sus últimos instantes, deja un curioso testamento para los que le acompañan en su lecho de muerte, su última frase: “Sed buenos”.

Bibliografía

Ediciones utilizadas para esta biografía:

 

LOTTMAN, HERBERT. Jules Verne. Traducción de Mª Teresa Gallego Urrutia, publicado por Anagrama, Barcelona, 1998.

REYES, LUIS. Julio Verne. Publicado por Editorial Labor, Barcelona, 1992

SALABERT, MIGUEL. El Desconocido Julio Verne. Publicado por CVS Ediciones, Madrid, 1974.

SORDO, ENRIQUE. Julio Verne. Su Vida y sus Obras. Publicado por de Gassó Hnos. Editores, Barcelona, 1962

Varios Autores. Caminos Abiertos por Julio Verne. Publicado por Editorial Hernando, Madrid, 1977.

?>