Literatura Fantástica, Ciencia Ficción, Terror, Misterio Foros Literarios, Creatividad Literaria, Taller Literario Asimov, Clarke, Dick, Heinlein, Terry Pratchett, George Martin, Tolkien, Stephen King, Harry Potter, Lovecraft, Dragonlance, Reinos Olvidados
[Mapa Web]
Tus Foros Favoritos, Literarios, Ocio...
Foros:  ·Literatura General  ·Creatividad Literaria  ·Grupos de Autor  ·Grupos Temáticos  ·Temas de Interés  ·Ocio  ·Planeta Ludus  ·La Arena  ·General
Espacios - Web:  ·Tierra de Leyendas  ·Asimov  ·Kedadas  ·Julio Verne







 El Secreto de Maston

 "El Secreto de Maston" por AAG98


Publicado en castellano con diferentes títulos (además del mencionado también ha sido publicado como El Eje de la Tierra o Sin Arriba ni Abajo, por ejemplo), el trigésimo cuarto Viaje Extraordinario de Julio Verne vuelve a reunir a los protagonistas de las novelas del Viaje a la Luna. En esta ocasión, aprovechando el éxito que supusieron las anteriores, ideó una nueva aventura, con un objetivo más audaz si cabe, para los miembros del Gun Club, aunque tardó cerca de veinte años en hacerla realidad, viendo la luz en 1889.



Otra aventura de los artilleros

Los intrépidos miembros del Gun Club se traen entre manos un reto todavía más increíble que el anterior viaje a la Luna. De forma menos sofisticada, y sin la presencia en este caso del otrora catalizador francés, tanto el presidente Barbicane como el que fuera su rival, Nicholl, y el matemático J. T. Maston, en este caso protagonista, planean la consecución de un plan todavía más descabellado.

Comienza la historia con una sin par y misteriosa subasta, en la que las principales potencias mundiales no consiguen oponerse a la pretensión de la secreta empresa fundada por el protagonista, consistente en tomar posesión de todo el área circundante al Polo Norte, desde el paralelo 81º. Además de ridiculizar la capacidad diplomática de los diferentes embajadores para esta peculiar operación, la estrategia del despiste no permite desvelar la naturaleza final del nuevo proyecto de los artilleros, hasta que resulta inevitable la ejecución del mismo.

Por segunda vez, se apoyan en la construcción de un inmenso cañón, aunque en este caso de dimensiones tan colosales que, en realidad, se tratará de un gigantesco túnel ubicado en la propias entrañas del Kilimanjaro. El objetivo final del nuevo proyecto consistirá en el desplazamiento del eje de la Tierra, de tal forma que favorezca los objetivos mercantiles de la sociedad para la explotación de los recursos enterrados en el Polo Norte, de la mano de un conjunto de beneficios globales como consecuencia de la homogeneización climática del globo.

Sin embargo, a diferencia de las dificultades y obstáculos encontrados en las dos novelas lunares, en este caso, los protagonistas simplemente se tienen que enfrentar a un par de cuestiones. Por un lado, el clamor popular ante las desconocidas consecuencias que pueden alterar completamente la configuración de la superficie terrestre. Por otro, la imprevisible participación de la mecenas del proyecto, a la sazón responsable de un final inusitado, impropio de las narraciones de Julio Verne.


Comentario

Independientemente de los rumores que ponen en duda la autoría de la obra, y publicada con posterioridad al atentado sufrido por Verne, en esta obra nos encontramos como en otras historias, un despliegue de conocimientos científicos y geográficos que proporcionan otra lección magistral. En este caso, vuelve a utilizar los cálculos y demostraciones matemáticas para soportar la base científica de la historia (en realidad se publicó una edición en la que se añadía un capítulo complementario donde se incluían dichos cálculos en detalle), enfrentado a la corriente contraria que le tocaba vivir. A pesar de ello, destaca que el objetivo inicial no sea el bien común a través del desarrollo de la ciencia, sino el beneficio particular de un grupo concreto.

En esta novela, el autor nos vuelve a ofrecer meticulosas narraciones científicas, incluyendo, entre otras pequeñas joyas para aquella época, una lección sobre notación matemática y una breve historia de la conquista del Polo Norte. Incluso aprovecha para hacer referencia a las características del eje planetario de Júpiter.

Sin embargo, el ejercicio más entretenido consiste en su especulación sobre cómo quedaría redistribuida la población en función de la nueva disposición de los océanos, en un nuevo mundo con un clima uniforme sin estaciones, para el que el Sol desplegaría sus rayos de forma uniforme también. Esta primavera eterna, sin los extremos fríos y calurosos, nos devuelve la imagen de la ciencia como benefactora de la humanidad, a pesar del coste implícito.

Por último, en esta ocasión, el autor aprovecha para hacer un poco de publicidad de sus propias obras, no solamente de las dos relacionadas con el viaje a la Luna, sino también haciendo referencia a otras articuladas en la misma zona geográfica. Es el caso de las aventuras del capitán Hatteras (Ingleses en el Polo Norte y Desierto de Hielo) o de Héctor Servadac.


Conclusiones

Pocas obras han tenido la pretensión, como ésta de Julio Verne, de plantear la posibilidad de alterar el eje terrestre. En cualquier caso, la dificultad a la hora de prever los resultados y las catastróficas consecuencias, pueda parecer más sencillo al amparo de los modernos simuladores por ordenador. A diferencia de lo que es costumbre en novelas y películas modernas, como suele ocurrir cuando se tratan las catástrofes naturales o los meteoritos que impactan en nuestro planeta, en esta novela no hay un tratamiento tan pesimista de la situación.

En cualquier caso, las cuestiones relacionadas con la adaptación de las características no solo dinámicas de un planeta, son tratadas en diferentes ocasiones, sobre todo en aquellas que suponen la terraformación de otros planetas. La complejidad de este tipo de operaciones a nivel planetario, en cualquier caso, no es tratado con mucho detalle normalmente y, como ocurre con la novela aquí comentada, entra en un terreno de la especulación que resulta difícilmente tratable.

Por otro lado y para terminar, aunque personalmente me ha gustado la lectura y, probablemente, desde el punto de vista científico parece interesante, sin embargo, el desconocimiento general de la novela puede ser debido al final casi apocalíptico que propone. Teniendo en cuenta que eran obras dirigidas a lectores populares, este tipo de aventura puede asustar más que emocionar; a pesar de ello, es una historia sencilla con un entretenido final que, en mi opinión, merece un poco más que el escaso reconocimiento que tiene.

?>