Distribuir contenido PORTADA

Reseña: Drácula. El Origen, de Dacre Stoker y J.D. Barker

blog_ Crónicas Literarias - hace 20 horas 30 mins

dracula-el-origenLa historia cobra vida con un mapa de Dublín insertado. Por lo que los lectores pueden seguir los lugares que se nombran en la historia. Como Dacre Stoker es el bisnieto de Bram Stoker, ningún otro escritor está tan cualificado para transmitir los pensamientos del propio Bram.  Aquí se juntaron dos grandes escritores de Terror como Dacre y J.D. Barker, y Terror es lo que vais a encontrar en estas páginas.

Todo comienza en medio de un horror agobiante. Un joven Bram Stoker de veintiún años está encerrado en una habitación llena de espejos y cruces.  Fuera, los lobos aúllan por su sangre. En la puerta hay golpes y voces extrañas llamando. Desde la primera línea, esta historia os capturará, dibujando un cordón de tensión alrededor de vuestra mente para quedar atrapados con Bram en su habitación, tan presos como él. Esto ocurre en los capítulos titulados “AHORA”, con Bram encerrado que va documentando el misterio mientras todavía puede hacerlo. Su increíble historia quedará narrada en Cuaderno de notas de Bram Stoker alternándose con cartas que escribiera su hermana Matilda a su niñera Ellen, junto al diario de su hermano Thornley o las notas de Arminius Vambéry. Estos serán los principales protagonistas, sin olvidar aquel que se hace llamar Drácul…

La historia tiene un ritmo constante que aumenta en intensidad, sobre todo en la infancia enfermiza de nuestro protagonista Bram con la enigmática niñera llamada Hellen. Cuya presencia se hace notar por un olor putrefacto muy parecido a cáscaras cubiertas de moho. Ella lo cuidará durante su larga enfermedad. Con el mismo enigma que un día llegó la niñera, desaparecerá. Y quince años más tarde por unos extraños sucesos; los tres hermanos volverán a reunirse para encontrarla. Lo que no sabrán es que en su camino se cruzarán con el del Cond…

El uso narrativo tiene la elegancia victoriana que recuerda al período en que se desarrolla la historia. No se abusa en exceso, se lee de forma natural, aunque sentiréis que el uso de ese lenguaje os sumerge en esa época. El ambiente es oscuro, no faltarán la niebla, ni las tormentas, castillos en ruinas, carrozas… Lo tenebroso formará parte de la tensión de la historia, como cualquiera de los personajes y la trama. Una experiencia profundamente maravillosa para aquellos que buscan un verdadero horror gótico. Lo mejor de todo es el volver a saber del vampiro más infame de la literatura actual. Los autores aportan en este libro su regreso con una narración compleja que se lee sin problemas. La construcción de los protagonistas es excelente. Un hilo de verdadero Terror recorre toda la historia. Leeréis una muy buena narración de miedo. No faltará nada, una mano que sale desde el fondo de un lago, mapas que llevan a cementerios antiguos, tumbas que cavar, muertos que regresan de su descanso; la escena del tanatorio todavía me sigue impresionando, horriblemente maravillosa… Y me quedo corta.

Al final del libro los autores nos cuentan el motivo en que se basa la precuela de esta novela. Una auténtica historia de vampiros que el propio Bram Stoker protagoniza. Si ese escritor del que tanto hemos leído conociera lo aquí escrito, estoy segura de que su corazón se paralizaría unos segundos cuando cerrara el libro. Matilda lo tenía muy claro: nunca se deja de creer, sólo se deja de admitir que creías. Si amáis el vampirismo, debéis poner este libro ya, en vuestra vida.

Programación de la tertulia de cf de Egia (San Sebastián)

blog_ Noticias CF - 18 November 2018 - 8:04pm
La tertulia de ciencia-ficción de San Sebastián comenzó su nueva temporada el pasado 3 de octubre. Como todos los cursos, se reunen el primer miércoles de cada mes (salvo festividades varias) en la biblioteca del centro cultural Egia a las 19.00. Cada sesión es monográfica sobre una novela o cómic de género ficto-científico y está dinamizada por el gran aficionado y mejor persona J.L. Díaz. El 3 de octubre se inició el curso con “Picnic junto al camino” de Boris y Arkadi Strugatski y continuó el 7 de noviembre con “El despertar del Leviatán” de James S.A. Corey. Las siguientes sesiones seránDiciembre 12, Las quince primeras vidas de Harry August, Claire North. Enero 9, Génesis, Bernard Beckett. Febrero 6, Lagrimas en la lluvia: El enfoque ecológico en la ciencia ficción, charla sobre el panorama del género sobre esa temática, a cargo de J.L. Díaz. Marzo 6, Estados Unidos de Japón, Peter Tieryas. Abril 3, Carbono modificado, Richard Morgan. Mayo 8, Las estrellas son legión, Kameron Hurley. Junio 9, Binti, Nnedi Okorafor.
Siempre intentando tocar todos los palos dentro del género (space opera, distopía, cyber-punk, saltos en el tiempo, etc.) y mezclar clásicos con novedades.Otros años han solido contar con la inestimable compañía de invitados e invitadas relacionados con el tema, como por ejemplo, astrofísicos, ilustradores, guionistas, críticas de cine, etc. Pero este año han decidido enfocarlo más al club de lectura pura y dura. El curso que viene ya se veráhttps://www.donostiakultura.eus/images/300_espacios/310_bibliotecas/070_programaciones_habituales/tertulias%20egia.pdf

Ganadores de los premios Ignotus 2018

blog_ Noticias CF - 18 November 2018 - 1:59pm

Ganadores de los premios Ignotus 2018Novela§  Las tres muertes de Fermín Salvochea, de Jesús Cañadas (ed. Roca)
Novela corta§  36, de Nieves Delgado (ed. Cerbero)
Cuento§  Humo y espejo, de Elia Barceló (Dark Fantasies (ed. Sportula))
Antología§  El zoo de papel, de Ken Liu (ed. Alianza)
Libro de ensayo§  Wonder Woman. El feminismo como superpoder, de Elisa McCausland (Ed. Errata Naturae)
Artículo§  Javier Redal, en la eternidad, de Pablo Bueno (en Sense of Wonder)
Ilustración§  Cubierta de CloroFilia, de Cecilia G. F. (ed. Cerbero)

Producción audiovisual§  La cueva, de Felicidad Martínez (canal de Youtube)
Tebeo§  Anatomía del caos, de Manuel Amaro, Miguel Ángel Cáceres y Dr. Zonum (ed. Apache libros)
Revista§  Supersonic (dirección de Cristina Jurado)
Novela extranjera§  Las estrellas son legión, de Kameron Hurley (ed. Alianza)
Cuento extranjero§  Tres tazas de aflicción a la luz de las estrellas, de Aliette de Bodard (en Cuentos para Algernon)
Sitio web§  La nave Invisible, de VV. AA.
Premio Domingo Santos§  "La nota desafinada" de José Manuel Fernández Aguilera
Premio Gabriel§  Pilar Pedraza

Reseña: El Pescador, de John Langan

blog_ Crónicas Literarias - 18 November 2018 - 1:05am

el-pescador«No me llaméis Abraham: llamadme Abe…». Así empieza la historia que vais a leer, novela ganadora del premio Bram Stoker 2016. El mayor premio mundial que una historia de Terror puede ganar.

El Pescador, dejará huella en vosotros. De eso no tengo ninguna duda. Al igual que el cebo que flota en el agua, la historia utiliza el inocente acto de pescar para adentrarnos en los temas más oscuros de la experiencia humana, pintando la imagen del sufrimiento mortal a través de la magia, el folclore y el misterio. Con una refinada prosa, John Langan hunde el gancho y mantiene la línea tensa página tras página hasta ir acercándonos al horror de lo desconocido.

Los personajes resuenan en la mente como si fueran carne y hueso, con una melancolía sosegada sobre aquello que se perdió y se echa de menos. Abe y Dan, han encontrado en la pesca la forma de evadirse del sufrimiento que viven tras perder ambos a sus mujeres y, en el caso de Dan, también a sus hijos. En busca de los mejores sitios para pescar al norte del estado de Nueva York, entre los bosques alrededor de Woodstock, sabrán de la leyenda del arroyo del holandés. Una leyenda de un hombre que llegó cabalgando desde el oeste, vestido de negro, en cuyas ruedas del carro destacaban unos símbolos jeroglíficos.

Al principio, sería conocido como El Visitante, luego como El Pescador. Todo aquel que termine relacionándose con él olerá a flores podridas, carne putrefacta y hablará la lengua de los muertos.

Una historia de amistad, pérdidas y sufrimiento. No aceptar la soledad que queda después de que te arrebaten lo que más amas. No es una historia de maldad, aunque salgan monstruos hambrientos de océanos negros. No podréis en sí culpar a nadie por mucho horror que leáis, quién somos nosotros para juzgar a aquel que desea volver a vivir la felicidad que perdió, eligiendo la condenación eterna alejándose de todo lo conocido. Perder el alma entregando el último aliento de vida, aunque eso le lleve a vivir en un lugar de tinieblas y aguas negras. Buscando en ellas, lo que ese océano esconde. Ciudades, cielos con otras constelaciones desconocidas en nuestro mundo. Cañas de pescar que en realidad son cuerdas trenzadas con anzuelos. Un mar más allá del horizonte del mundo que conocemos con profundidades inconcebibles… Allí os espera El Pescador.

La trama de El Pescador es simplemente extraordinaria. Mezcla el dolor humano junto a lugares imposibles. La Biblioteca de Cafrax acertó de nuevo publicando esta novedad. Sí, los lectores españoles merecíamos leer esta maravilla traducida. Entre novela moderna y un toque antiguo muy parecido a como narraba el escritor Robert E. Howard, sobre mares tenebrosos y mundos ocultos.

Dos protagonistas principales que afrontan el horror cada uno a su manera, sabiendo el precio que pagarán. Un pescador que ya pagó el suyo más allá de toda esperanza. Sin ninguna duda, recomendable esta joya literaria.

Reseña: Star Wars. Obi-Wan & Anakin, de Charles Soule, Marco Checchetto y Andres Mossa

blog_ Crónicas Literarias - 16 November 2018 - 1:05am

starwars_obiwan&anakinQueda mucho por contar. Esa es la sensación que uno tiene cada vez que aborda algún libro o cómic del Universo Expandido de Star Wars. Los “haters” pueden decir que es cuestión de exprimir la franquicia, solo eso, pero los que gustamos de ello simplemente nos proponemos disfrutar y absorber mucho de esa idea en la que se basa todo el Universo Expandido. ¿Cuál? Los What if? temporales. ¿Y si aquel Jedi no hubiera muerto por haber tomado ese camino? ¿Qué ocurrió entre tal y tal saga después de…? Antes de que el mejor Jedi de todos los tiempos muriera, ¿qué tal si ahondamos en lo mal que lo pasaron en uno de sus viajes a aquel planeta? Fulano, mengano, zutano  incluso perengano, tienen su historia.

starwars_obiwan&anakin03Planeta Cómic fue la encargada de hacerse con esta inmensa franquicia tras el éxito de las nuevas pelis. Debemos agradecerles poder disfrutar de estas novelas, cómics y miniseries que publican cada poco. Los nuevos cómics decidieron sacarlos primeramente en grapa. Algo que a día de hoy… uuff, para mí no son desde luego. Ya pasé por eso. Yo disfruto más con estos tomitos recopilatorios de cinco o seis números con los que ponerme y devorar la historia de un tirón. Además, lo bueno es la variedad. La cantidad de héroes y aventuras diferentes que hemos podido disfrutar los que seguimos estos comics con tenacidad. Y en la bienvenida variedad es donde entra la reseña de hoy.

Star Wars: Obi-Wan & Anakin es el primer cómic de Marvel que sucede durante la Precuela. Mejor dicho, transcurre entre el Episodio I y II, un período un poco turbio incluso en el antiguo Universo Expandido. Una obra que reúne a dos creadores veteranos en la franquicia Star Wars, para explorar lo que posiblemente sea la amistad más importante de toda la saga. Una que sabemos que se deteriorará hasta el infinito, pero que en sus inicios, molaba ver.

starwars_obiwan&anakin02 Obi-Wan & Anakin recorre algunos años después de los eventos de La Amenaza Fantasma. Con Obi-Wan haciendo todo lo posible para guiar a su alumno cada vez más poderoso y cada vez más testarudo. Ambos son enviados a un remoto planeta para una misión donde prima el mantenimiento de la paz que, de manera rápida y predecible, sale mal. Un enfoque del guión no muy lineal, con cierto énfasis en flashbacks, nos llevan de la mano al principio. Antes de su heroísmo militar en las Guerras Clon, antes de su trágica batalla en Mustafar, y muchas décadas antes de su enfrentamiento final en la Estrella de la Muerte, eran el Maestro Obi-Wan Kenobi y su padawan Skywalker los que resplandecían con sus apariciones. Ahora, varados en un mundo desconocido de tecnología extraña, primitiva y nativos peligrosos se preguntan a sí mismos… ¿por qué fueron llamados a este mundo? Y sobre todo: ¿por qué han terminado luchando en diferentes bandos?

El guionista Charles Soule (Poe Dameron, Darth Vader: Lord Oscuro) y el ilustrador Marco Checchetto (Rumbo a Star Wars: El Despertar de la Fuerza, Capitana Phasma, Star Wars: La Ciudadela de los starwars_obiwan&anakin01Gritos) nos traen una historia de tejemanejes entre dos Jedis en el apogeo de su poder. Una historia que marca y es ideal para olerte lo que años después sucedería. Un cómic donde importa más la caracterización que la trama; sabemos dónde terminarán los dos personajes pero aquí se explora un poquito más su relación en ese período poco conocido donde gusta ver como ya se estaba gestando la génesis del gran Darth Vader.

Fácil ubicarse, fácil disfrutar, recomendable para los muy fans de ambos personajes.

Nuevo número del fanzine del Taller de la TerBi: "Iconos"

blog_ Noticias CF - 15 November 2018 - 10:47pm
Ya está disponible un nuevo número del fanzine del Taller de la TerBi con 23 nuevos cuentosEn este número el tema de los relatos escritos por los miembros del taller es “Iconos”Los autores son:
Dan Aragonz Iñigo Bolao Merlo Félix Díaz Dolo Espinosa Belén Fernández Crespo Joan Antoni Fernández Juan Carlos López Bayón Ricardo Manzanaro Manuel Moledo Ignacio Rioja Ángel Rodríguez Sánchez Se puede descargar en la sección de “archivos” del grupo de Facebook de la TerBi (https://www.facebook.com/groups/60167318666/ )El Taller de la Terbi es un taller dedicado a la literatura de ciencia ficción y fantástica (https://www.facebook.com/groups/1375355086037758/Cada mes se propone un tema y se escribes relatos acerca de dicho tema. También se pueden publicar otros cuentos escritos, para que los otros miembros opinen sobre ellos.

 texto

Vídeos de la Jornada de la TerBi: Juan Manuel Sánchez Villoldo presenta "Los exiliados de la hélice"

blog_ Noticias CF - 15 November 2018 - 10:43pm
Más vídeos de la Jornada de la TerBi.Juan Manuel Sánchez-Villoldo presenta "Los exiliados de la hélice", una continuación de “Las guerras del código”. Al igual que la anterior, la publica EC.O Edicioneshttps://www.youtube.com/watch?v=a3mU1JBMpXk&feature=youtu.be&fbclid=IwAR035xBN5cK1phlicGxJjHfEPrPQdev_bkhxSGVzy8JZW7eJkpqqWXn9aRI

Vídeos de la Jornada de la TerBi: Ruben Ramírez presenta "La influencia de lo oculto"

blog_ Noticias CF - 15 November 2018 - 10:40pm
Más vídeos de la Jornada de la TerbiRubén Ramírez presenta su novela "La influencia de lo oculto" publicada por EC.O Ediciones.https://youtu.be/zDzEzDsI3MIhttps://www.youtube.com/watch?v=zDzEzDsI3MI&feature=share

Videos de la Jornada de la TerBi: Conferencia "Avances hacia el hombre-ciborg"

blog_ Noticias CF - 15 November 2018 - 10:33pm
Comenzamos a subir al canal TerBi los vídeos de la pasada Jornada del 10 de Noviembre de 2018. Comenzamos con Ricardo Manzanaro, que da una charla sobre los últimos avances en el desarrollo de implantes tecnológicos. ¿Vamos camino de ser auténticos cyborg?https://www.youtube.com/watch?v=gSCX5pq5-zQ&feature=sharehttps://youtu.be/gSCX5pq5-zQ

Overlord (o por qué no basta con zombis nazis para ser terror)

blog_ Rescepto Indablog - 15 November 2018 - 1:54pm
Inicialmente se presentaba como la cuarta entrega de la serie Cloverfield, asupiciada por J. J. Abrams bajo su sello Bad Robot, pero finalmente ha llegado a las pantallas una película independiente, con un presupuesto de 38 millones de dólares, ambientada durante el Desembarco de Normandía, y más específicamente en las (desastrosas) operaciones de los comandos […]

Reseña: Colder Ómnibus, de Paul Tobin, Juan Ferreyra y Nate Piekos

blog_ Crónicas Literarias - 15 November 2018 - 1:05am

Colder_omnibusUn ómnibus está más allá de un integral. Suena mejor la palabra que lo define e incluso le da prestigio. O eso reclama el eco. Para mí lo tiene. Un término que determina que contiene todo-todito-todo del titulo recogido y en un solo volumen. Y si es una obra que ha molado, de Terror, gustoso y recordatorio de momentos donde lo leíste; miras ese ómnibus en tu cómicteca con orgullo, incluso acaricias su lomo cuando pasas cerca y… Ah, me puede.

Me puede el haber leído, gozar, tener, poseer, este ómnibus de Colder que Medusa Cómics trae entre sus últimas novedades. Colder fue una miniserie lanzada en cinco números que, tras su éxito, también se convirtió en la primera parte de una trilogía escrita por Paul Tobin, colder03ilustrada por Juan Ferreyra, con tipografías de Nate Piekos, que al otro lado del charco fue editada por Dark Horse Comics.

Colder es un cómic de Terror centrado en la locura, en la pérdida de ésta, un mundo en el que viven abiertamente seres no cuerdos y donde Declan Thomas posee una temperatura corporal tan baja que ni siquiera debiera estar vivo. Declan no ha dicho nada en los últimos cinco años, pero un día decide que es hora de volver a hablar. Sigo: Colder, la primera miniserie, habla sobre todo de Declan. Un tipo que se enfría, que nunca enferma, ni siente dolor, también un ex-recluso de un manicomio que fue destruido en un incendio. Tiene la capacidad de meterse en la locura de una persona, recorrerla, y a veces, curarla. Sin embargo, lo que ansia es curarse a sí mismo. Pero el tiempo se acaba, porque cuando su temperatura llegue a cero… Bueno, ya sabéis.

Con esta premisa Paul Tobin saca adelante una trama la mar de original. Eso sí, para estómagos duros, fáciles de encontrar dentro de los lectores que amamos el género de Terror. Declan Thomas luchando contra esa colder06horribles criaturas que anidan en la enajenación de hombres y mujeres. Donde se topa con una presencia demoníaca, escondida en el mundo real, que ha decidido ir a por él.

La siguiente miniserie que contiene el tomo es Colder: Mala Semilla. Otros cinco números (tónica que parece ideal para esta serie), donde vemos que la “vida” de Declan Thomas continúa después de… Ups, ¡nada de spoilers! Solo diré que los extraños poderes de Declan continúan desarrollándose, ofreciéndole una conexión profunda con la naturaleza de cada locura. Una secuela aclamada por la crítica donde encontramos a un Declan que insiste en curar a otros de su mal. Hecho que le llevará a causar un espantoso caos entre los ciudadanos de Boston.

Colder: La Última Cena es la tercera parte de la serie. También dividida en cinco ejemplares en lo que fue su formato en grapa en su día, cuenta como Declan ha pasado de ser una persona noble a ser un héroe reacio. colder05Quizás es que sabe que esa monstruosa criatura, la que no consigue matar, sigue revoloteando libremente entre Boston y una realidad desordenada y oscura conocida como el Mundo Hambriento. Uniendo a seres de locura con un solo propósito: Matarlo y consumir su alma.

Un magnífico ómnibus que contiene además bastantes extras interesantes. Un extenso sketchbook donde disfrutar de bocetos y anotaciones, del arte de Juan Ferreyra. Unas tiras cómicas dedicadas al mejor género de Terror. Cena de Amigos, un relato corto del propio guionista Paul Tobin basado en el mundo de Colder y ¿Los monstruos tienen pesadillas?, otro aporte del guionista a modo de informe médico, dedicado a algunos pacientes que tienen mucho que decir aún.

colder09He disfrutado como un cosaco, como un poseso, pues eso: Colder Ómnibus. Una magnifica edición que si os soy sincero no esperaba disfrutar tanto. Con ese toque insinuado, con ese personaje con sombrero y de larga sombra que recuerda al mejor de los malvados creados en su día por Stephen King o Joe Hill (que por cierto recomienda el tomo); o incluso recordé la sensación de pavor que me produjo aquel ser medio consumido de la terrible Poltergeist II, en cierto modo parecido a… Mejor no pronunciar su nombre.

Un tomo para acariciar… la locura.

Reseña: La Ciudad de las Sombras, de Victoria Álvarez

blog_ Crónicas Literarias - 14 November 2018 - 1:05am

laciudaddelassombrasOctubre de 1985. Ruth, una joven bibliógrafa, se desplazará a Egipto para entrevistarse con la octogenaria Helena Lennox, de la cual está escribiendo su biografía. Mientras contemplan las hermosas vistas del Nilo, le narrará una increíble historia…

Viajaremos al pasado, a una India de los años 20; exótica y llena de peligros, cuando Helena era una adolescente inglesa de diecisiete años. Sus padres deben abandonar Londres para viajar a la India, donde unos compañeros arqueólogos han desaparecido en la misteriosa ciudad fantasma de Bhangarh. El espíritu aventurero de Helena hará que siga sus pasos días después y a escondidas.

La autenticidad de este libro es asombrosa. La autora ha realizado una investigación en profundidad dándole vida a la India para los lectores. Captura los matices sutiles como el olor, la textura y el tono. “Un mercado de flores, tantas que daban la impresión de estar brotando directamente de la tierra”. El esplendor en el que se envolverá nuestra protagonista, le hará creer que es un personaje de leyenda atrapada en un cuento de Las Mil y Una Noches. Mezquitas que parecen alcanzar el cielo. Entre callejuelas estrechas, pasadizos, especias, alfombras y sedas conocerá al príncipe Arshad en su palacio de ensueño. Sabrá sobre la escalofriante leyenda que esconde la ciudad fantasma de Bhangarh… Gracias a las increíbles descripciones de la autora, podemos ser transportados a este lugar exótico y experimentarlo tal como es. En lo bueno y en lo malo. Ya que en ningún momento olvida la miseria junto a un sistema de castas que llevan a la gran mayoría de personas a la discriminación. Recordad que por entonces luchaban por la independencia de los ingleses mientras tenían sus enfrentamientos con los indios musulmanes.

Mentiras y traiciones formarán parte del misterio sin dejar de lado su punto romántico: nos encontramos con un libro juvenil de aventuras en el cual Helena y su amigo Miles se comportan acorde a su edad y sus miedos. No esperéis diálogos increíbles, son chicos jóvenes, Victoria Álvarez entendió que debía estar a su altura y hacerlos lo más realistas posibles, dentro de la personalidad de cada uno. Helena, por ejemplo, es aventurera, descarada, respondona, se siente en cierta forma dueña de su propio destino, eso hará que sus diálogos vayan acordes con ella.

Escrito con una prosa que rebosa naturalidad, pero destacando la gran ambientación creada alrededor de la historia, giros inesperados os sorprenderán. Os quedaréis con ganas de saber más cosas de la India y sus costumbres. El libro en sí es tan bello como la historia. Una obra de arte dentro y fuera con ilustraciones de Lehanan Aida. Hermosa encuadernación en relieve que hace de esta historia un verdadero tesoro en todos los niveles. ¿El final? Seguirá con el misterio ya que es el primer libro de una trilogía.

Abrid sus páginas, perdeos entre ellas, perseguid el rastro del perfume de magnolias y esperad la continuación. Mientras tanto, soñad con palacios, ciudades perdidas, mujeres valientes y príncipes.

Mujercitas

blog_Mar de tinta - 13 November 2018 - 2:14pm
Alguien dijo alguna vez que la vida es demasiado corta para leer todos los libros que quisiéramos. La existencia del lector habitual con cierta amplitud de miras es un conflicto constante entre dedicar su tiempo a las novedades que llaman su atención o hacer lo propio con la interminable lista de volúmenes clásicos los cuales […]

Reseña: Sandman presenta Las Furias, de Mike Carey y John Bolton

blog_ Crónicas Literarias - 13 November 2018 - 1:05am

las_furiasNo creáis que todo lo bueno se perdió. Hay un lugar para la nostalgia, para volver a esas historias tan tremendas que tuvimos en su día (aunque vuelven a estar disponibles y en tapa dura) de aquella tan magnífica serie regular como fue Sandman, del tan aclamado hoy en día Neil Gaiman. Esa esquinita de disfrute, ese lugar se llama The Sandman Presents, una serie de one-shots y miniseries que exploran el mundo de la serie de Vértigo más vendida de la historia. Por que Vértigo lo vale, y por que ECC Ediciones nos lo trae calentito, The Sandman Presents, es un lugar donde volver a dar de lleno con grandes personajes como Lucifer, Merv Pumpkinhead, Las Furias, Tesalia, el Corintio… Y por lo visto más. Tiene que llegar más.

las_furias_0Sandman presenta: Las Furias está escrita por Mike Carey (Lucifer, Hellblazer) e ilustrada con un estilo muy realista y rompedor como el de John Bolton (User, Harlequin Valentine). Las Furias sigue a Lyta Hall en su búsqueda de venganza, redención y una reunión final con su hijo, el nuevo Rey de los Sueños, que será de todo menos lo que ella espera. Una mini sipnosis muy suculenta pero donde hay bastante más cada palabra que se aporta.

Los encantadores mundos que brotaron de la extravagancia que Sandman donó al mundo del cómic, en general, se han dividido en su propio universo y en ocasiones (fuera de Neil Gaiman), van teniendo cada uno de ellos su rinconcito de autor. De lo que cada uno aporta, supongo que bajo revisión de Gaiman, pues muchos de los elementos y personajes han sido extraídos para series e historias (incluso para lo que concierne a DC) tramas curiosas, algunas incluso bastantes desconcertantes y rompedoras. Por eso, a los que disfrutamos de aquella gran serie en su día, nos mola ver que algunas mantienen los ingredientes que la hicieron grande.

las_furias_5Lyta Hall tiene una de las historias más complicadas de la continuidad de los cómics. Os pongo en situación: antes de Crisis en Tierras Infinitas, originalmente era hija de Wonder Woman en Tierra-2. Pero antes de ser adaptada como hija de la súper heroína durante la Segunda Guerra Mundial, Helena Kosmatos era una Furia: un ser poseído y creado por las Euménides, temibles e implacables furias del mito griego encargadas de castigar a todos los que derraman la sangre de sus parientes… Bien. Después de una serie de cambios en el Universo DC, Lyta murió pero fue rescatada e incluida en el Reino de los Sueños, en aquella rarunada por entonces que fue una nueva serie llamada Sandman en los 70s, creada por Jack Kirby y Joe Simon, donde Lyta se casó con su fantasma y se mudó a ese mundo distante. Desaparecida durante años, finalmente dio a luz a un hijo llamado Daniel, que fue posteriormente secuestrado por Morfeo, el Señor de los Sueños.

las_furias_3Con una locura materna llena de venganzas frustradas, Lyta puso en marcha eventos ideados para dar muerte al Señor de los Sueños antes de que su bebé se convirtiera en el nuevo Maestro. Pero eso no ocurrió. Y con el paso de los años, el onírico Daniel devolvió a su madre a la Tierra bajo un hechizo de protección para evitar la venganza de las fuerzas sobrenaturales que había explotado u ofendido; pero Lyta estaba lejos de quedar sana. Sería una Furia por toda la eternidad.

Sandman presenta: Las Furias nos traslada tres años después del dramático drama cósmico del que os he hablado. Lyta es una mujer al límite, bajo observación psiquiátrica, dada a cambios de humor, actos autodestructivos, ataques de furia violenta y depresiones de gran alcance. Está a pocos minutos de ser abandonada y olvidada en una institución. Fuera de toda cordura y obsesionada con un niño perdido que en el mundo físico nunca existió, como último recurso, su médico convence a Lyta para que se una a una compañía teatral. Hecho que cambiará la historia. Su historia.

las_furias_4Elegante, peculiar e inmensamente atractiva si conoces todo lo narrado anteriormente. Uno de los epílogos nominales a lo que el Sandman de Gaiman propuso. Un tomito esencial si amas todo lo que concierne al mejor cómic con tratamiento y mezcla de mitologías que existió y probablemente existe pese a los años pasados.

Reseña: Laïyna, de Pierre Dubois y René Hausman

blog_ Crónicas Literarias - 12 November 2018 - 1:05am

LaiynaAnoche terminé uno de los más bellos álbumes fantásticos de cómic europeo que he leído, del año y diría que en mucho tiempo… Teniendo en mente aquella gran joyita de edición que también publicara Norma Editorial, El Gran Poder del Chninkel, de Van Hamme y Rosinski, allá por enero de 2017. Ahora, otra recuperación de un maravilloso relato de Fantasía con el magistral toque personal de Hausman como así atestigua la editorial y cosa que corroboro. ¡Qué maestría! ¿Cómo no apreciar la belleza de un cómic, de una historia fantástica diferente que llama la atención a los ojos incluso del no lector? Homenajes, joyas entre el fango a las que rescatar en el gran momento comiquero que vivimos. El talento de un artista, de un Laiyna01storyteller con el don de la imaginación; crear una trama en la que perdernos, soñar, imaginarnos allí o sufrir junto a los protagonistas… Una extraordinaria historia otorgada por especialistas de la BD como son Dubois y Hausman.

Si hace tiempo que no te ocurre, si quieres ser llevado por hadas, enanos, leprechauns, sumergirte en una atmósfera fantástica al estilo de films como Cristal Oscuro, Dentro del Laberinto o incluso Willow; estos dos álbumes, recogidos ahora en un integro tomo de tapa dura al estilo europeo.

Pero cuidado, no hay humor contundente aquí (cada cual su pelea), Laïyna es una historia, en muchos momentos, oscura y cruel. Con personajes que evolucionan a todos los niveles, envejecen o mueren, y todo esto ante los asombrosos ojos de un lector (yo, y posiblemente tú) encantado con el virtuosismo gráfico y narrativo que desprende la obra. Una historia de Fantasía pero con una enorme dosis de realismo en lo que respecta a la maldad del hombre como dueño de lo que no le pertenece.

Laiyna04¿Fantasía oscura? Podría ser un buen término para describir Laïyna. Hermosa, oscura, amada y odiada. Un díptico difícil de interpretar para algunos, el mismo que nos engatusa a los que amamos el mundo de los elfos, gnomos, dragones, hadas y seres antiguos, que son los encargados de criar a la pequeña Laïyna. Los hombres vienen a destruirlo todo. Algunos supervivientes escapan en último término para llevar la fantástica civilización del bosque a un lugar seguro. Laïyna aprendió el saber y todas las maravillas de los elfos. Por qué los dragones escupen fuego. Por qué las sirenas tienen cola de pez. Pero también aprendió a defenderse como una paladina de los bosques, el gen de unos padres luchadores recorren sus venas. Laïyna, hija de siervos, quedó huérfana muy pronto, sin embargo, parece nacida para liderar, arma en mano, a los seres faéricos, instruida por los grandes ritos mágicos desde su adopción. Ahora toca ponerse en la línea de batalla, ante la locura destructiva de los hombres que pretenden alterar la armonía de nuestra madre Tierra.

Laiyna05Pierre Dubois, legendario narrador de leyendas, y René Hausman, excelente iluminador de fábulas, crean en Laïyna un relato inolvidable. ¿Hay algo más poderoso que tener ese don ya sea con la narración o el dibujo, ese poder de trasladar a otras mentes a mundos distantes o hacerlos viajar en el tiempo de forma constante con una obra ilustrada?

Los diseños son preciosos, la historia atractiva, un regalo, una lectura obligatoria que Norma Editorial pone a disposición de ese lector selectivo de buenas historias en cómic europeo. Unas viñetas apoyadas en ese estilo caricaturesco y marionetero que tan bien mostró al mundo nuestro amado Jim Henson, el cual Laiyna02os aseguro que se enamoraría de Laïyna desde el minuto uno.

Un magnífico cómic. Un cruce entre heroica y fantástica, un deleite de aventura, una recomendación muy propia del señor Koreander (La Historia Interminable), íntimo amigo mío en mis sueños y en las noches que busco lecturas como gran adicto al género fantástico.

Escoria estelar IV

blog_ sevillaescribe - 11 November 2018 - 10:52pm
IV


De camino a la nave, contento por el dinero que me había ahorrado en el enmascarador, e ignorando las quejas de Roy porque decía que aquello no era lo que él había pedido, nos cruzamos con Ralphie y El Grumete, que también habían cumplido con su parte. Si a nadie se le ocurría montar una fiesta en la órbita de algún prostíbulo de ruta sideral, teníamos suficiente para una buena temporada. Aquellos dos también se quejaban de que les había dado poco dinero para todo lo que habían tenido que comprar, y que el material acopiado prometía más disgustos que satisfacciones. A fastidiarse tocaban, uno no monta un imperio comercial galáctico de la nada si no es a base de apretarse el cinturón y ahorrar lo máximo en todo lo que se pueda.

Llegamos al espaciopuerto poco después, junto a mi Lola. La rampa de carga estaba abierta, y allí se encontraba Words de brazos cruzados y con esa expresión que suele poner cuando tiene que decirme algo que no quiere decirme. No estaba para disgustos, llevaba un buen rato de buen humor y no me hacía ilusión perderlo, así que me tomé un par de calmantes antes siquiera de que me dirigiera la palabra.
―Capitán…
―¡No! ―alcé la voz, por si con el gesto de mi mano no fuera suficiente.
―Pero tienes que escucharme, esto es importante.
―No, ahora quiero tranquilidad. Esperaremos al cerdo de Wallnuts y nos marcharemos en cuanto llegue. Ya tendrás oportunidad de crisparme los nervios más adelante. Si ha habido algún problema con las armas, ya nos arreglaremos de alguna manera.
―No es eso, aunque si me hubieras dado más de dinero seguro que hubiera podido conseguir algo mejor.
―Otro con el tema del dinero. ¡Que hay que ahorrar, maldita sea! ¿Ves? Ya me estás crispando. No sigas por ahí, al menos hasta que nos hayamos marchado.
―Es que no nos podemos marchar ―me dijo cuando ya estaba a mitad de la rampa. Me detuvo en seco―. Bueno, al menos por ahora.
―Dawn, más calmantes, por favor.
―Si empieza a este ritmo, capitán, poco le van a durar los calmantes. ―Lo fulminé con la mirada―. Pero aquí tiene, son todo suyos.
―Gracias ―mascullé―. Habla ―volví con el comodoro.
―A ver cómo te digo esto…
―Preferiría con sutileza, pero es algo que no has conocido en toda tu maldita vida. Habla de una vez y acabemos cuanto antes.
―Me han estado siguiendo ―me relajé por un momento―. Me di cuenta a poco de salir del espaciopuerto y estuve intentando buscarle las vueltas para pescarlo, pero al final lo perdí.
―A nosotros también nos han estado siguiendo ―soltó Roy con su voz maquinal.
―¿Cómo? Y por qué demonios no me lo dijiste antes.
―No le di mayor importancia. Además, fue sólo un momento y después también se perdió.
―¿Que no le diste mayor importancia? Pero… ―Ya me estaban llevando al borde de un nuevo ataque, pero en esta ocasión no lo iban a conseguir. Respiré hondo―. Está bien, no pasa nada ―no me lo creía ni yo―, volvamos a la nave y ya hablaremos de ello con más tranquilidad cuando llegue Wallnuts y nos marchemos, eso no es ningún impedimento para que lo hagamos, no sé por qué has tenido que alarmarme innecesariamente.
―No, lo de que no podemos marcharnos no es por eso, te lo he dicho por aquello de contar primero lo menos malo. ―Estaba a punto de reírse o algo, pero se contuvo, sabía que lo hubiera frito con el láser allí mismo―. El tema es otro.
―¿Algún problema con la nave?
―No.
―Alguien con quien tenemos alguna cuenta pendiente y que ha hablado con las autoridades portuarias para que nos bloqueen, entonces.
―Tampoco.
―Te está haciendo gracia esto, ¿verdad?
―Hombre, un poco sí. Pero por respeto no me voy a reír.
―¡Habla de una maldita vez, imbécil!
―Ernst de Weiss no está a bordo. Al parecer se marchó con el mono un rato después de que lo hiciéramos todos los demás. ―Casi me arranco uno de los bolsillos tratando de sacar el comunicador.
―¡Félix! ¡Félix!
―¿Qué? ¿Qué?
―¿Dónde está Ernst de Weiss?
―¿No se lo ha dicho ya el comodoro? Se marchó un rato después de que lo hiciera usted, mi querido capitán, hará de eso poco más de unas tres horas estándar. No me dijo dónde iba ni nada parecido. El mono Carballo se fue con él.
―¡Y por qué no se lo impediste o nos avisaste!
―¿Me dio orden de que lo hiciera? Yo no lo recuerdo.
Estrellé el comunicador contra el suelo y grité, grité hasta casi quedarme afónico, maldiciendo a todas las generaciones pasadas, presentes y futuras de aquella panda de impresentables que por fin había conseguido que me diera otro ataque. Por suerte, y por los calmantes que ya me había tomado, aquello no llegó al colapso, pero a punto estuvo.
―¡Las armas! ¿Dónde están las armas pesadas que has comprado?
―Ahora mismo las traigo. ―Words salió corriendo a por ellas mientras los otros dejaban en la bodega de carga lo que habían traído.
Tres horas estándar era tiempo suficiente como para que Ernst de Weiss hubiera sido ya raptado, vejado, vendido o consumido por cualquier entidad con querencia por los humanos tiernos y a poco hacer. No había tiempo que perder, mucho dinero, mi honra y mi prestigio estaban en juego.
De nuevo todos juntos, Words repartió las armas. Aquello parecía ser los restos de un arsenal pre imperial o de alguna obsoleta fábrica del borde exterior.
―¿Pero esto qué mierda es?
―La mierda que he podido comprar con el poco dinero que me has dado.
―No sigas, no sigas por ahí o te aseguro que las pruebo todas contigo.
―Vale, no sigo.
―Señores, si es que se os puede llamar así, esto es de una importancia capital, así que dejaros de vuestras estupideces habituales, quiero seriedad y plena dedicación. Nos vamos a dividir para buscar al maldito heredero, que espero aún sea al menos reanimable o clonable o lo que sea, porque si yo me juego mi honor, vosotros os jugáis la vida… ―traté de darle fuerza a las palabras con una mirada asesina, aunque no sé si lo conseguí―. Roy se quedará aquí con ese engendro cuántico del que no quiero ni oír hablar, esperando a la llegada de Wallnuts e investigando todos los despegues que se hayan realizado en las últimas tres horas estándar y en adelante. Quiero el destino y la carga declarada de toda nave que haya salido de este miserable planeta, ya sea desde este espaciopuerto o desde cualquier otro punto de su maldita geografía. ¿Entendido, Roy?
―Por supuesto, capitán.
―Confío en ti, no te dejes nada sin rastrear. Luego, cuando llegue Wallnuts, que te lleve a los sitios que él suele frecuentar: sadotoriums, coliseos orgásmicos, salas de relax y prostíbulos más o menos comunes, aunque seguro que de estos últimos conoce menos.
―Apuntado.
―Tú, Ralphie, irás con El Grumete a toda taberna, sideopub, bar o cualquier sitio en el que ese borracho haya podido entrar en busca de una copa. Después iréis a salones de juego, timbas de groy y otros negocios del azar a los que me imagino también será aficionado nuestro amigo. No aceptaré excusas de que os sorprendieron ni nada parecido. Si hace falta, se dispara antes de preguntar, y si no hace falta, también. O volvéis con él, o no volvéis, ¿entendido?
―Entendido, capitán.
―A sus órdenes.
―Words y yo barreremos todos los negocios de trata de esclavos, delicatesen para razas antropófagas, tratantes de órganos y pieles, y salas de tortura recreativa. Y repito, las armas a mano por si hay que hacerlo por las bravas. Si la cosa se le pone fea a alguien, que avise a los demás y todos iremos allí a ayudar, si es que con esta mierda se puede ayudar en algo ―miré a Words; éste se encogió de hombros―. Sorprendedme para bien de una maldita…

―¡Capitán! ―me interrumpió El Grumete.
Siguiendo el trazo de su mirada, me topé con una figura pequeña que daba bandazos en nuestra dirección: una sonrisa ebria con un gracioso salacot rojo y un uniforme a juego a la que sólo por esa vez, y sin que sirviera de precedente, me alegré de ver.
―¿Los monos transgénicos también beben? Vaya cogorza que lleva ―se rió Dawn; yo no le veía la gracia por ningún lado.
El bicho tardó en llegar a nosotros porque, aunque en línea recta el camino que nos separaba era corto, en el vertiginoso carrusel de su mente intoxicada las líneas rectas no existían. Lo dejamos acercarse hasta pararse frente a mí en precario equilibrio. Luego me sonrió una vez más, vomitó sobre mis botas, y se desplomó sobre su vómito. Ya me quedaba claro por qué Ernst de Weiss lo había calificado como magnífico compañero; compañero de borracheras, se entiende.
―¡Vamos, reanimad ahora mismo a este engendro! ―ordené mientras trataba de limpiarme la bota sobre él  y de paso me daba el gusto de patearlo un poco.
Roy trajo un potente estimulante intravenoso, el mismo que usamos cuando alguno de nosotros se pasa con la bebida o tiene un paro cardiaco, y se lo inyectó. Por desgracia, no pensó en que la dosis habitual para uno de nosotros podría resultar excesiva aplicada a un animal de un décimo de nuestra masa. Su reacción fue instantánea. Abrió los ojos, tembló, tuvo espasmos, y luego dio un salto hacia mí dando chillidos. Yo lo aparté de un manotazo antes de que me alcanzara, aterrizó sobre Words y le arañó la cara, después saltó sobre Dawn que, manoteando para quitárselo de encima, cayó al suelo, hasta que el bicho lo dejó en paz para seguir dando saltos y haciendo cabriolas, volteretas sobre el casco de la nave, uno que pasaba por allí, y mil y una acrobacias espásticas que por fin lo cansaron y lo dejaron con la lengua fuera frente a nosotros.
―¡Será hijo de puta el bicho! ―se quejaba Words mirando la sangre en sus manos.
―Eso para que aprendas a reírte de mis aversiones ―me vengué. Luego apunté con mi arma al mono―. ¿Te vas a estar quieto de una vez? El animal alzó los brazos pidiendo tregua y dio un paso hacia mí―. ¡Ni se te ocurra! Y ahora dime, ¿dónde está tu amo? ―Se tocó la garganta e hizo una serie de gestos.
―Creo que quiere su holopantalla ―aclaró Roy.
―Tráesela.
Una vez con el dispositivo en la mano, nos informó: “Se lo han llevado”.
―¿Que se lo han llevado? ¿Quién? ¿Adónde?
“No lo sé”, pudimos leer.
―Al menos te acordarás de dónde pasó.
“Más o menos”, se rio por primera vez desde su desplome sobre mis botas.
―¡Pues llévanos allí! ¿A qué estás esperando?
El mono se puso en marcha y nos hizo señas para que lo siguiéramos.
―Roy, tú te quedas aquí a esperar a Wallnuts; los demás, conmigo. Preparad las armas.


Como ya me imaginaba, el lugar a donde nos llevó estaba en el centro de la conocida como “zona ebria” de Pisarat II, una amalgama de negocios para borrachos amontonados unos sobre otros, algo muy práctico cuando apenas puedes dar dos pasos seguidos pero no tanto cuando buscas algo o al alguien. El garito elegido por el heredero, supuse que el enésimo de la ruta que siguió ese día, era uno conocido como “El séptimo asteroide”, una tasca vil y maloliente de esas en las que nunca estás seguro si el barman quiere emborracharte o más bien envenenarte para vender tu cadáver después. El cargado ambiente interior estaba poblado por una mezcolanza de razas y especies como sólo en Pisarat II puedes encontrar, la mayoría delincuentes de mayor o menor pelaje, cazarrecompensas, prófugos imperiales y toda suerte de individuos altamente peligrosos capaces de acabar con Ernst de Weiss en un suspiro por cualquier nimiedad que pudiera considerarse ofensiva. Mal empezábamos, sobre todo teniendo en cuenta el precario armamento con el que el ceporro de Words nos había pertrechado, una basura comparado con el muestrario de surtidores de muerte hipertecnológicos que allí había. Quién dijo miedo.
         Me acerqué a la barra para preguntar al barman, una especie de babosa multitentacular cuyas características lo hacían ideal para trabajar en ese tipo de negocio.
         ―Hola, amigo, ¿reconoces a éste? ―señalé al mono. Su reacción fue instantánea.
         ―¡Boñiga de bontag! ―medio pronunció con lo que debía ser su boca, un agujero baboso rodeado de seudópodos, al tiempo que, de no sé dónde, sacaba un arma con cada uno de sus tentáculos para encañonar al mono.
Como éste se ocultó detrás de mí, el encañonado fui yo. Por mi parte también alcé el arma para encañonarlo a él, al igual que Words, Dawn y El Grumete. Otro camarero también sacó su arma para apuntarnos a nosotros, y así, como en una reacción en cadena, todos los presentes sacaron sus armas para amenazar a sus respectivos enemigos, declarados o no, al espécimen por el que sintieran más aversión, o simplemente al desconocido que tenían más cerca.
―Está bien ―respiré hondo―, tranquilo todo el mundo. Parece que hemos comenzado con mal pie, nada que no se pueda solucionar con un poco de charla civilizada.
―Quiero que te lleves eso de aquí ahora mismo ―dijo el barman sin dejar de apuntarme.
―Te comprendo, yo soy el primero que no quiere tener nada semejante a menos de un año luz de distancia. Por desgracia, es mi carga hasta que termine con el encargo que tengo entre manos. Ahora lo que ando buscando es la otra parte de mi carga, el que venía con el mono, un humano de no mucha estatura, con más pelo en la perilla y el bigote que en la cabeza, y que seguro te ha hecho ganar dinero bebiéndose todo lo que hayas tenido a bien ponerle por delante. Si me dices dónde está, o dónde puede estar, te estaré eternamente agradecido y me marcharé de aquí llevándome este engendro conmigo y asegurándome de que no lo vuelvas a ver en toda tu vida.
―Te he dicho que quiero que te lleves eso de aquí. Y también quiero que te largues tú, ahora mismo.
―A ver, a ver que parece que no nos estamos entendiendo.
―No, el que no entiendes eres tú: ¡lárgate y llévate al mono! Si no, te volatilizo.
―Bien, ya te he dicho que entiendo tu postura. Además, veo que eres un negociante serio y con arrestos, con lo cual te has ganado mis respetos. Pero no sé si te has dado cuenta de que somos unos cuantos los que también te estamos apuntando, no sólo yo, y el que me volatilices, si es que lo haces antes que yo a ti, no va a evitar que éstos te den lo tuyo. ¿Comprendes? ―se lo solté todo junto, sin respirar; quién dijo miedo.
―¿Estás de broma? ―dijo entre risas―. Ni aunque vuestras armas fueran algo serio y no la mierda que tenéis en vuestros rígidos y escasos tentáculos, me impresionarías.
Aquello me escamó y empecé a sospechar por qué. Pero no tuve mucho tiempo para pensar en ello, el cañón de plasma que llevaba entre las manos empezó a ronronear y a calentarse de forma sospechosa. Miré al señalizador de carga y al aviso de error y fusión inminente. Había que reaccionar rápido.
―Está bien, me has convencido, me rindo. Ten mi arma ―se la arrojé.
―¿Cómo? ―dijo recogiéndola con el único tentáculo que le quedaba libre. Estaba claro que tenía mucho más valor y arrogancia que inteligencia.
―¡Todos al suelo! ―me lancé en plancha.
La explosión fue ensordecedora, los fragmentos del barman saltaron por todos lados al tiempo que comenzaba un tiroteo generalizado y a quemarropa que duró un buen rato. Yo me oculté bajo el cadáver de uno de los primeros en caer, un ser peludo de casi tres metros de alto que funcionó como excelente cobertura. Desde allí abatí con mi láser a un par de tipos que se cruzaron en mi campo visual, y también pude comprobar cómo los chicos se batían el cobre a las mil maravillas a pesar de la inferioridad tecnológica manifiesta de nuestras armas. Eso sí, al menos las suyas no explotaron, aunque no las tuve todas conmigo hasta que todo terminó y desconectaron los sistemas de recarga.
Todo había salido bien, mis muchachos estaban todos vivos y enteros, y no quedaba allí nadie que pudiera hacernos frente. Desarmamos al resto de supervivientes y los encerramos en el almacén que se abría tras lo que quedaba de barra. Después cambiamos la chatarra con la que habíamos combatido por aquel surtido de armas de verdad que había junto a los cadáveres o aún aferrados por los restos de apéndices de algunos de ellos. Cada uno cogió lo que pudo y quiso, yo me hice con un boonizador turano que debía valer casi una décima parte que mi Lola.
―Esto está mejor ―dije mirando con deleite aquella maravilla―. Y ahora no hay tiempo que perder, hay que buscar al barman antes de que vengan las autoridades, que seguro ya han sido avisadas.
―¿Al barman? ―preguntó Dawn.
―Muchacho, ¿por qué crees que el tipo se mostraba tan desafiante? ¿Simplemente porque era un imbécil? Pues no, además de un imbécil era un tansuur, uno de esos bichos raros capaces de renacer de uno de sus trozos, por muy pequeño que sea. El problema ahora es adivinar de cuál de los muchos que hay por aquí lo hará.
―Yo ni siquiera sé qué trozos son suyos y cuáles de otros ―dijo Words sosteniendo un jirón de gelatina chamuscada frente a sus ojos.
―Pues como no lo hagamos, habremos perdido la pista y al heredero, así que vosotros mismos.
Sentí que algo me tiraba de la pernera. Cuando miré hacia abajo, vi al maldito mono sonriéndome. De la impresión, di un salto que me encaramó a una de las pocas mesas que aún quedaban en pie.
―¡Que no me toques! ―grité.
Luego me fijé mejor, pero no en el mono, sino en el trémulo trozo de carne que tenía en la mano. Todos nos quedamos mirando cómo aquello, poco a poco, se transformaba en una versión reducida del barman.
―Capitán, esto me trae a la memoria una leyenda atemporal…
―Déjate de historias raras, que no tenemos tiempo ―callé al Grumete―. Ya es nuestro. Marchémonos de aquí ahora mismo.




Aquí todas las entregas publicadas en este blog. 

Publicado originalmente en La consulta del doctor Perring



Leer más...

Jornada de la TerBi: Foto de la entrega del premio a Ángel Rodríguez Sánchez

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 5:36pm
Foto de la entrega de la mención de reconocimiento a Ángel Rodríguez Sánchez por su colaboración con la TerBi, elaborando los trofeos que se entregan en el certamen de la TerBi y en los premios honoríficos
  Ricardo Manzanaro Arana, de pie e interior

Fotos de la Jornada de la TerBi

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 5:32pm
Fotos de la Jornada de la TerBi de ayer1. Foto de la gente que asistió a la jornada, que fue mucha, especialmente para ver la presentacion de Ruben, que luego estuvo firmando libros un rato
2. Presentacion de "La influencia de lo oculto" de Ruben Ramirez y con el editor Joseba Paulorena3 y 4.Foto de los dos autores que presentaron libro, Juan Manuel Sánchez Villoldo, Ruben Ramirez, de Joseba Paulorena, editor de las dos novelas en ec.o ediciones y del homenajeado Angerues Rodriguez Sanchez. Los tres primeros llevan precisamente placa realizada por Angel Rodriguez

 una o varias personas e interior 1 persona, sentado, teléfono, tabla e interior 2 personas, personas de pie e interior 4 personas, incluido Juan Manuel Sánchez Villoldo, personas sonriendo, personas de pie e interior

Premio especial honorífico TerBi a Ángel Rodríguez Sánchez

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 3:00pm

La TerBi ha decidido ofrecer un premio de agradecimiento de la TerBi por su labor realizando los estupendos premios que entrega la TerBi y sus otros objetos como pines y otros. 
Aqui una foto de la entrega a Ángel Rodríguez Sánchez (Angerues Rodriguez Sanchez) del premio
 Ricardo Manzanaro Arana, de pie e interior

Premio TerBi Honorífico "in memoriam" a Domingo Santos

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 2:57pm
La TerBi decidió hace poco otorgar su premio honorifico a Domingo Santos por su gran labor en pro de la cf. Lamentablemente, tras comunicárselo Juan José Aroz, tres dias después falleció. Hemos decidido dárselo in memoriam. En esta foto la intervención de Juanjo hablando de Domingo Santos durante el homenaje que hicimos durante la jornada
 1 persona, sentado e interior