Reseña: Los Navegantes, de José Miguel Vilar



Autor: José Miguel Vilar

Editorial / Colección: Grupo editorial AJEC / Albemuth Internacional

Género: Fantasía

Edición: Rústica

Año Publicación: 2007

Ilustrador: Nicolae Groza

Diseño o fotografía de portada: Alejandro Terán

ISBN: 978-84-96013-34-6

Idioma: Español

Más información y comentarios en leelibros.com

Descárgate AQUI el avance en PDF


 

Cuando me enfrenté a este libro, lo primero que pensé fue que me encontraba ante un libro diferente. Es distinto visto por fuera, con esa portada de “Los cuatro jinetes del Apocalipsis” del ilustrador rumano Nicolae Groza. Es fino, al menos para lo que estamos acostumbrados en fantasía, apenas poco más de trescientas páginas. No se indica que pertenezca a ninguna saga, a fin de cuentas es autoconclusivo. Pero cuando abrimos el libro enseguida nos damos cuenta de que también por dentro es diferente.

José Miguel Vilar nos narra las aventuras y desventuras de un curioso y atípico grupo de personajes en la ciudad de Arialcanda, que acaban metidos en una lucha, que se podría calificar de terrorista, para liberar la urbe. Un lugar santo que había vivido en paz desde su lejana creación, tanto es así que ni siquiera contaba con un ejército capaz de defenderla.

Puede sonar a la típica historia que estamos acostumbrados a leer, y el argumento quizá lo es, pero los personajes, el curioso estilo del autor, la apenas detectable separación del bien y del mal, la crudeza del comportamiento humano y un toque de sexo, consiguen que esto no sea así. Además, en el argumento nos encontramos planes elaborados de esos que normalmente siempre funcionan, y en este caso no tienen por qué hacerlo. Cuando se tuercen, tampoco tienen por qué solucionarse de forma milagrosa con un deus ex machina de última hora.

Tras empezar a leer el libro, rápidamente vemos que el tono que usa el escritor en la narración tampoco es el habitual de estos libros. Una novela cuyo primer capítulo se titula “La cagada de Nis” promete mucho. Es irónico, sarcástico, actual, usando frases como “Dios tenía que ir hasta allí en taxi” o mentando a la guardia civil, tal vez pueda resultar chocante en algún momento, pero a mí me ha parecido fresco y divertido.

Los personajes son complejos, desde el protagonista principal Akkan, un ex-presidiario, asesino sin escrúpulos, zafio, que posee un corazón predestinado a tener sentimientos y preocuparse por los demás, a Amin, el cazador de monstruos que ha sentado la cabeza, capaz de lo mejor y de lo peor. Sin olvidarnos de los personajes secundarios que nos ayudan a ver distintos puntos de vista, para mostrarnos que en todos los bandos hay buenos y malos, capaces de violar, asesinar o de amar con locura.

La fantasía la encontramos en la ambientación, en pequeñas dosis de brujería, en monstruos, en extraños pasajes protagonizados por ratas que cuidan de damas desvalidas o cocodrilos dotados con la cualidad del habla. En un momento de la historia el autor intenta un juego metaliterario, llegando a introducir al escritor en la novela, tal vez este último punto sea lo único que no acaba de convencerme.

En una lectura normal me quedaría aquí en la reseña, pero esta obra tiene al menos una segunda lectura. El autor nos muestra cómo la guerra no es noble, sino que acaba desvirtuándose en una concatenación de catástrofes que a todos nos afecta de una manera u otra. Nos habla de cómo se crea el odio, de que la ignorancia es la causa de los prejuicios y los choques entre culturas. Nos enseña lo que desencadena la locura por el poder, transmitiéndonos que los que mandan no suelen moverse por causas justas, más bien por conveniencia. Nos señala que a los héroes los crean el pueblo y la leyenda, aunque hayan sido unos cafres. Nos plantea que la inseguridad forja hombres crueles, que los soldados tras un tiempo en una guerra se deshumanizan y no entienden qué hacen lejos de su hogar, ni siquiera saben ya por qué luchan, y aún así siguen pensando en ese amor que han dejado en casa. Y es que pese a ser una historia cruda, cruel, llena de odios y enfrentamientos, el autor abre una puerta a la esperanza con distintos tipos de amor que asoman en toda la obra, entre tanta fatalidad y desesperación.

Resumiendo, estamos ante una fantasía épica realista (aunque pueda parecer contradictorio), entretenida, con personajes de lo más interesante, con un tono moderno y un fondo que nos saca de la típica fantasía idealista. Un soplo de aire fresco, para esos que piensan que toda la fantasía épica es igual y no es capaz de hacer reflexionar, sin dejar de divertirnos.

Si quieres saber más del autor y de esta novela, puedes hacerlo en la entrevista realizada a José Miguel Vilar

 
 
Alfredo Martín de Mingo (excali_vila).




Mi opinión

A mí, que no me atrae la fantasía épica, me pareció un libro magnífico. Tiene pasajes impresionantes, disfruté la novela de principio a fin.

Los Navegantes

Una novela transgesora y que arrambla contra todo. Magníficamente bien escrita con unos personajes sólidos y una puesta en escena que te agarra de las solapas y no deja de arrastrarte por sus páginas. Además, es cualquier cosa menos previsible. Tiene eso sí, un regusto amargo y es que José Miguel no hace concesiones.
Leed el libro. No os defraudará.
N.B. Por cierto, José queda pendiente la explicación sobre el tema del cocodrilo ;)