IV Concurso de Relato del Círculo de Bardos

Este artículo pertenece al grupo: 

Concurso de relato del Círculo de Bardos

El Círculo de Bardos, ¿un lugar atemporal? ¿un tiempo sin espacio? Hace muchos años, los bardos recalaban entre sus piedras para contar sus historias y forjar nuevas leyendas. El número variaba según el momento, pero siempre ardía una pequeña hoguera en el centro del claro del bosque.



Un año más, y ya van cuatro, hemos celebrado el Certamen de Relato corto del Círculo de Bardos. El nivel sigue subiendo y, aunque este año se presentaban tan sólo nueve relatos, la calidad era tal, que las votaciones han estado muy reñidas.
De nuevo, Sedice.com ha tenido la deferencia de publicar en su portada los tres primeros clasificados: seguro que no nos arrepentiremos y podremos disfrutar de un rato de lectura más que agradable.
«El Viejo Árbol», primer clasificado, es un relato delicioso donde se unen realidad y fantasía, haciendo volar al lector con emociones e historias distintas.
«El de las dos Tierras», segundo clasificado, es un relato duro, enmarcado en la más pura fantasía, que no por conocido deja de ser interesante. Todo un desafío.
«Parle-vouz Français» que no “francois” es un cuento inquietante. ¿Quién dijo que los idiomas no eran importantes? Después de leer este cuento, quizá nos lo pensemos un poco antes de desecharlos.
Y nada más, como he dicho, espero que disfrutéis de los relatos, son rematadamente buenos, pero ¿qué voy a decir yo?

Artículos dependientes: 

Relato: El Viejo Árbol por Vlad_Temper. 1º Clasificado (IV Conc. Círculo de Bardos)

El árbol se retorcía negruzco y seco, como si el fuego hubiera lamido su corteza hasta tiznarla de hollín, mas ningún fuego había azotado aquel bosque.

Relato: El de las Dos Tierras por J. Vilches (LeDiable) 2º Clasificado (IV Conc. Círculo de Bardos)

Allwënn, El de las Dos Tierras, el más fiero bastardo que haya empuñado jamás una espada.

Relato: Parlez-vouz Français? por Alejandro Guardiola (Meliot) 3º Clasificado (IV Conc. Círculo de Bardos)

Copió unas cuantas de las tan manidas y estúpidas frases, que incluían sustantivos como mi hermana, el coche, o un perro; y verbos del tipo: beber conducir, amar...