Reseña: Bebés jugando con cuchillos

Título: Bebés Jugando con Cuchillos
Autor: Santiago Eximeno
Editorial / Colección: Grupo editorial AJEC / Albemuth Bolsillo
Género: Terror, Relatos
Edición: Rústica
Año Publicación: 2008
Ilustrador:
Traductor:
Diseño o fotografía de portada: Jean Mallart
ISBN: 978-84-96013-54-4
Idioma: Español
Grupo Ajec. Albemuth Bolsillo, nº 22

Sinopsis:

En "Bebés jugando con cuchillos" se esconde ?tras su escalofriante título- una de las antologías de relatos más esperadas por los lectores del terror y la ciencia ficción.
Compuesta por 18 relatos, tres de ellos inéditos, y los otros publicados en diversos medios, nos sumerge en su particular mundo de escalofríos y angustia, llevando al lector primero por lugares comunes para luego descubrir nuestras propias pulsiones, miedos, instintos y deseos ocultos.
Sin poner cortapisas a los géneros, el terror se entremezcla con la ciencia ficción (sobre todo en el mundo futuro que presenta sin necesidad de elementos sobrenaturales), y la realidad se mezcla con las turbaciones de elementos inexplicables.
Y es en los cuentos dónde toda la habilidad literaria de Eximeno sale a relucir, logrando los mejores resultados tanto emocionales como puramente literarios. Y así lo atestiguan la larga ristra de premios que han obtenido los relatos aquí reunidos: Dos veces Premio Ignotus por "Origami" (2003) y "Días de Otoño" (2006); Premio Pasadizo ("El instante más triste"); Xatafi-Cyberdark y Vórtice por "Huerto de Cruces", o dos veces finalista del El Melocotón Mecánico con "Por un puñado de dólares" y "FAQ", entre otros reconocimientos.

Contiene los siguientes RELATOS:

  • F. A. Q. (2008)
  • Días de otoño (2005)
  • Todo lo que siempre quiso (2004)
  • El instante más triste (2004)
  • Origami (2002, Premio Ignotus 2003)
  • La hora de la verdad (2003)
  • Zarza (2006)
  • Lo más dulce(2008)
  • Vivo en tu armario (2004)
  • Anunciación (2005)
  • Al final de este viaje (2005)
  • Fragmentos de una flor de pétalos carmesí (2005)
  • Cuerdas (2008)
  • Al caer la noche (2004)
  • Por un puñado de dólares (2006)
  • Polaroid (2007)
  • Huerto de cruces (2006, Premio Xatafi-Cyberdark 2007)

(202 Páginas)

Ha colaborado en la creación de esta ficha: gandalf


ficha generada por leelibros.com

Hace tres años escribí lo que a la postre se convirtió en mi, llamémosle, op.1(Mobymelville). Quise entonces tener una visión panorámica de por dónde iban los tiros en lo referente a literatura de ciencia ficción, fantasía y terror entre los escritores hispanoamericanos. Leí varias publicaciones gratuitas de Internet, así como diversas antologías. En un espacio relativamente corto de tiempo devoré los libros de la Tercera Época de Artifex y los de Paura publicados hasta entonces, además de algunos ejemplares de la editorial Grupo AJEC. Mi objetivo era la caza y captura del joven escritor que despuntaba, ver qué se hacía y de qué manera. En esas lecturas hubo naturalmente de todo. Algunas me resultaron insatisfactorias, otras me parecieron vías muertas por las que yo prefería no transitar, y también hubo quien me sorprendió y fascinó. De todos los escritores que descubrí entonces, quien más atrajo mi atención —desde el primer relato que le leí— fue Santiago Eximeno.

Poco después de que llegara a mis manos un ejemplar de “Bebés jugando con cuchillos”, recibí un correo electrónico de Raúl Gonzálvez, editor de la antología, en el que me avisaba de que el libro que acababa de publicar de Santiago Eximeno era una delicatessen. Después de acabarlo, no puedo sino coincidir con él: lo es, de una manera casi imperativa.

Algunos de los bombones, de lo que están rellenos es de cucarachas, y también de vómito de perro, miel y almendra, de modo que a pesar del papel dorado que lo envuelve, habrá paladares a los que los relatos se les atraganten. Satisfará el libro al que busque una mirada menos placentera de las relaciones humanas, que es de lo que en el fondo tratan casi todas las historias contenidas en la antología: de conflictos familiares, de seres queridos ausentes, de renuncias, de desencuentros, de revelaciones sobre los que viven cerca de ti. A los receptores indiferentes, a los que busquen deformaciones literarias de la realidad que ofrezcan una alternativa placentera y agradable, a los que, en definitiva, tengan problemas de digestión y sólo comulguen en lo literario con lo acrítico, les resultará difícil. Los que busquen lo contrario, un libro que les sacuda, saldrán más que satisfechos.

Qué lejos queda el relato de terror entendido como subliteratura poblada de cementerios y noches de luna llena, sobre los que se acumulan infantilmente los horrores. Lo más curioso es que “Bebés jugando con cuchillos” lo consigue con un estilo de esos que llaman invisible, pero que está ahí, aunque la apariencia sea de sencillez. Sirva como ejemplo el inteligente y casi impalpable uso del tiempo verbal que diferencia las tres partes en las que se articula el relato “Fragmentos de una flor de pétalos carmesí” —futuro, presente y pasado, en ese orden—, el cual descorre un horror absurdo que sólo al mirar atrás se comprende del todo. O las expresiones fáciles y al mismo tiempo precisas y muy expresivas con las que se describe lo que no existe o no debería existir: “un entramado de carne y miel que recorría todo el cuarto”, o también, “desde el suelo hasta el techo las paredes estaban repletas de aquellas cajas transparentes, aquellas diminutas cárceles de plástico”. O la gráfica solución de alguna de las historias, como “Cuerdas”: en unas cuerdas suspendidas en el aire, descubrimos un conjunto de manos muertas que tiran de cada uno de los cabos, como si lo que observáramos fuera algún sueño pictórico misterioso e irracional de René Magritte.

Si resulta curioso que la escritura de los relatos sea una filigrana y aparente lo contrario, no es menos sorprendente que reducidos a temas, en estas historias aparezcan los clásicos de la literatura de horror —desde el vampiro (o una criatura que se le parece mucho) al denostado zombi, pasando por diversas formas fantasmales y alguna lovecraftiana deidad que podría formar parte de los más recientes mitos de Cthulhu— y sin embargo la impresión final es la de haber leído algo nuevo acerca de unas criaturas también desconocidas, diferentes.

Daniel Pérez Navarro (Gandalf)
http://mobymelville.blogspot.com




Yo lo estoy leyendo ahora

Yo lo estoy leyendo ahora mismo, y aunque llevo un par de relatos me está maravillando.

Excelente reseña Daniel.

El libro merece todo lo bueno

El libro merece todo lo bueno que se diga de él.

Gracias por la parte que me toca,aunque no me considero reseñador, para eso están otros. Si consigo transmitir algo de lo que creo que se puede hallar en el libro de Santiago, me doy por satisfecho.